Israel Vio Caer los Muros de Jericó, por Fe. PDF Print E-mail

“Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días” (Heb 11:30)

  Los hijos de Israel están ahora posesionados a la orilla de la tierra que Dios prometió darles. Por fe, ellos celebraron la pascua y fueron librados del juicio de los primogénitos que cayó sobre los Egipcios incrédulos. Por fe, ellos habían sido librados de la esclavitud en Egipto. Por fe, ellos habían pasado a través del Mar Rojo. Ahora, empezarían a poseer las bendiciones prometidas de Dios, Viendo Caer los Muros de Jericó, por Fe.
  El primer reto grande que Israel afronto en la tierra fue la ciudad fortaleza de Jericó. Previamente, los espías que dudaban habían desalentado al pueblo por medio de hablar de estas ciudades impenetrables. “Las ciudades grandes y amuralladas hasta el cielo” (Deu 1:28). Ahora, el Señor da palabras de aliento. “Mas Jehová dijo a Josué:  Mira, Yo he entregado en tu mano a Jericó” (Josué 6:2). A pesar de que estas palabras han de haber incitado esperanza, el plan de batalla pudo haber traído algo de perplejidad. “Rodearéis,  pues,  la ciudad todos los hombres de guerra,  yendo alrededor de la ciudad una vez;  y esto haréis durante seis días… y al séptimo día daréis siete vueltas a la ciudad,  y los sacerdotes tocarán las bocinas” (Josué 6:3-4).

   La pregunta natural hubiera sido, “¿Cómo una ciudad fortificada puede ser tomada por medio de marchar en círculos y tocar trompetas?”. Aún así, estas instrucciones de batalla inusuales fueron acompañadas por una promesa divina. “Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero,  así que oigáis el sonido de la bocina,  todo el pueblo gritará a gran voz,  y el muro de la ciudad caerá” (Josué 6:5). Si el pueblo confiara en el Señor, marchara alrededor de la ciudad como se le dijo, y añadiera un grito de victoria al final del séptimo día, entonces los muros caerían. “Y dijo al pueblo: Pasad,  y rodead la ciudad” (Josué 6:7)  
  Día tras día ellos marcharon silenciosamente. La séptima marcha fue completada al séptimo día. “Cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina,  gritó con gran vocerío… el muro se derrumbó.  El pueblo subió luego a la ciudad… y la tomaron” (Josué 6:20). ¿Cómo pudo ser esto? Fue el resultado de fe en Dios. “Por la fe cayeron los muros de Jericó”.

 

Subscribete a nuestro Newsletter Semanal

Devocionales, noticias, musica, vidoes y mucho mas.

Reuniones & Eventos

No events
Que edad tienes?
 
Visitors: 9479425
© 2014 IGLESIA CRISTIANA VERBO CANADA - TORONTO, MISSISSAUGA, MONTREAL, VANCOUVER
Design: Reinhard Productions