Hombre Exterior Pereciendo, Hombre Interior Renovado PDF Print E-mail
“Por tanto,  no desmayamos;  antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando,  el interior no obstante se renueva de día en día” (2Corintios 4:16).

   Aquellos que aprenden a vivir por la gracia de Dios  están protegidos incrementalmente contra el desaliento. “Por lo cual,  teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido,  no desmayamos” (2Corintios 4:1). La protección contra el descorazonamiento allí, involucraba misericordia y gracia. Puesto que servimos al Señor por misericordia y gracia (y no por nuestro mérito o nuestros recursos), tenemos un abastecimiento auto incorporado  de alentamiento espiritual disponible para nosotros a diario. En nuestro versículo presente, el alentamiento viene por el contraste de lo que está pasando al “hombre exterior” y al “[hombre] interior”. El “hombre exterior” es la persona física, la cual puede ser observada por la vista humana. Generalmente éste el objeto de atención entre los no redimidos (tan bien como entre creyentes que están caminando conforme a la carne). Este hombre “se va desgastando” (pereciendo) porque el pecado nos ha impactado a todos nosotros. “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre,  y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres,  por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12).
   El hombre comenzó del polvo. “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra” (Génesis 2:7). Debido al pecado, el hombre externo, físico va de regreso a ese punto de partida inicial. “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra,  porque de ella fuiste tomado;  pues polvo eres,  y al polvo volverás” (Génesis 3:19).  Para aquellos que no conocen al Señor, éste es un hecho desalentador. Ellos a menudo luchan desesperadamente para prevenir este proceso inevitable. Por el otro lado, siervos del nuevo pacto de gracia no se desalientan por este hecho. “Por tanto,  no desmayamos”. Es verdad que nuestro hombre externo también está pereciendo. Pero, nosotros vemos un cuadro mas grande que eso. “antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando,  el interior no obstante se renueva de día en día”. Conforme nuestro hombre exterior se está deteriorando, nosotros seguimos alentados, porque nuestro hombre interior puede estar en el proceso de renovación: “Y revestido del [hombre] nuevo,  el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando” (Colosenses 3:10). Conforme estamos buscando humildemente al Señor en Su palabra, estamos siendo cambiados, llevados mas y mas a la novedad de Cristo: “Mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor,  somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2Corintios 3:18).
 
Advertisement

Subscribete a nuestro Newsletter Semanal

Devocionales, noticias, musica, vidoes y mucho mas.

Reuniones & Eventos

No events
Que edad tienes?
 
Visitors: 9362446
© 2014 IGLESIA CRISTIANA VERBO CANADA - TORONTO, MISSISSAUGA, MONTREAL, VANCOUVER
Design: Reinhard Productions